Recuperación del hábitat del águila real

FMCN_AGUILA REAL_23El águila real caza en pastizales y construye su nido en alcantilados cercanos.

Perrito llanero mexicano

Lechuza pocera

Históricamente, las actividades de conservación del águila real se han restringido a acciones de identificación y búsqueda de nidos y trabajo de gabinete, con poca continuidad en el trabajo de campo.En FMCN, decidimos cambiar esto, y ahora buscamos asegurar los recursos necesarios que permitan trabajar en la recuperación del hábitat de esta especie.Necesitamos tu ayuda para seguir con estas actividades.

Se reconoce al águila real como una especie sombrilla, ya que al recuperar su hábitat, se recuperan muchas otras especies con quienes comparte un hogar. Éstas incluyen el perrito llanero mexicano (Cynomys mexicanus), el gorrión de Worthen (Spizella wortheni), la lechuza pocera (Athene cunicularia), conejos y liebres, el chorlo llanero (Charadrius nivosus), el zarapito ganga (Bartramia longicauda) y el zarapito de pico largo (Numenius americanus).

Trabajar para la recuperación del hábitat del águila real y estas otras especies implica muchas acciones.

Un aspecto importante es asegurar que las especies que habitan en la zona tengan agua suficiente, para lo cual se conservan y manejan cuerpos de agua y se instalan bebederos para vida silvestre.

Otro componente de la recuperación del hábitat del águila real es asegurar la existencia de presas para la alimentación del águila real. En específico, trabajamos con el perrito llanero, generando nuevas colonias donde se ha extinguido.

Para asegurar resultados de conservación en el largo plazo, resulta clave trabajar con las comunidades humanas que comparten su hábitat. En el proyecto, realizamos actividades de educación ambiental y acciones con ganaderos de la región que favorezcan la recuperación del pastizal y sus especies.

Regresar a la página principal